Advertencia
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 841

¿CUÁL ES MI ROL EN INA IGLESIA PARA IRRELIGIOSOS? (PARTE 1)

En los últimos meses siempre he vuelto a tener conversaciones similares con diferentes personas en la iglesia que tras años de cristianos se preguntan si la nueva visión les incluye o simplemente pasa de ellos.

Con estas líneas me gustaría hacer un primer intento de contestar esa pregunta y motivar a todos nuestros miembros a ver su nuevo papel dentro de nuestra iglesia.

 

1. La nueva visión incluye a todos

Un enfoque hacia los irreligiosos no significa que cristianos con trasfondo religioso no sean bienvenidos. Es imposible causar un verdadero impacto en la vida de irreligiosos y no-creyentes, sin creyentes que toman en serio el llamado misionero que Jesús nos encomendó. Necesitamos cristianos comprometidos. Mientras que antes nuestro centro estaba en edificarnos mutuamente, lo que ha cambiado es que nuestro centro ahora está en nuestra común tarea. Esto es hasta más bíblico que lo otro ya que en ningún lugar la biblia nos llama a crecer para SER discípulos, sino que nos llama a crecer para HACER discípulos. El enfoque hacia afuera es la fuerza que forma verdaderos cristianos, mientras que el enfoque hacia adentro solo produce cristianos cómodos y egocéntricos que viven para satisfacer sus propias necesidades y gustos espirituales en vez de cumplir con la tarea que Cristo les encomendó.

 

2. Los “cultos” no son solo para inconversos

Admito que es fácil creer esto. Especialmente la sencillez de los elementos dominicales, la falta de ambiente de “adoración”, las predicas con temáticas simples y vocabulario poco espiritual... todo esto puede crear la impresión de una falta de profundidad. Pero en la realidad no es así. El gran cambio no se encuentra en el contenido sino nétamente en el formato. El contenido ha pasado a ser más cristo-céntrico y esto es lo mejor que podemos hacer. El pensar que uno como cristiano maduro tiene otras necesidades que el nuevo cristiano o incluso el irreligioso es una trampa en la que el enemigo nos hace caer. Las necesidades aunque puedan variar un poco, siguen teniendo la misma respuesta: CRISTO. El evangelio no es algo básico que se encuentre al principio de nuestra fe, sino que es el todo y el constante alimento para nuestra fe en cualquier estado de nuestra vida. En todo siempre será el ver a Jesús, su persona y su actuar, su sacrificio por nosotros y su plan para nuestra vida lo que nos hará crecer en el discipulado. No puede haber demasiado Cristo en un culto y en una predica y si nuestra meta es ser como él, de él tenemos que hablar. Esto es lo que necesitan los inconversos y los creyentes de hace años.

 

3. Lo nuevo es lo más viejo

Para los evangélicos nuestra prioridad no es inventar algo nuevo sino en lo posible volver al modelo de la iglesia primitiva. Ningún cambio en nuestra congregación persigue el objetivo de crear algo nuevo sino de reformar iglesia según el ejemplo del nuevo testamento. Lo más natural es que en ese proceso nos veamos confrontado con los mismos problemas de la primera iglesia. Las luchas de aquel entonces como el intento de judaizar la iglesia, el enfoque en leyes y mandamientos así como el mal utilizar la gracia de Dios para excusar el propio pecado, son los dos extremos en los que nos toca trabajar. La iglesia primitiva luchó por posicionarse entre el legalismo y el libertinaje y esto pasará a ser en aumento también nuestro desafío. Jesús se enfrentó de una manera muy directa a estos dos extremos, no lo hizo tratando de encontrar un equilibrio sino manteniendo la tensión. El decía a 100% la verdad y trataba a 100% con gracia. Nunca trató de armonizar esta tensión. También nosotros necesitamos aguantar la tensión que genera el llamar el pecado por su nombre pero a la vez ser completamente pacientes y misericordiosos con los pecadores (a los cuales todos pertenecemos). Con eso nos veremos cada vez más en un dilema desafiante que solo puede solucionarse cuando optamos por amar incondicionalmente a nuestro prójimo tal como Jesús nos lo enseñó.

 

...continuará.


Leer más..
Suscribirse a este RSS